No items found Pida un presupuesto
 
viernes 29 marzo 2019

LA EXPEDICIÓN DE SU VIDA

Mientras la mayoría de nosotros sueña con relajarse en una playa bajo el sol o disfrutar de los atractivos que ofrece una ciudad vibrante para nuestras vacaciones, el Ingeniero de Desarrollo de Webtec, Peter Woodford, tiene otras ideas en mente.  Ya ha hecho rápel, caminado sobre fuego, corrido varias medias maratones, remado durante 12 horas y conducido un automóvil de fórmula Ford, entonces ¿qué sería lo próximo en su lista de cosas pendientes? ¡Simplemente, una expedición al monte Everest!


Peter comenzó su más reciente aventura el 3 de diciembre y después de llegar a Katmandú, partió para iniciar la expedición hacia el campamento base el día 5. A diferencia de lo que ocurre en verano cuando se pueden divisar miles de alpinistas en la montaña, solo unos 1000 turistas realizan la expedición durante diciembre, y Peter estuvo dentro de la minoría ya que era el único alpinista con sus guías y, de hecho, solo encontró otros cuatro grupos con dos o tres personas realizando la expedición durante toda su estadía.  Como dijo Peter: “Diciembre es muy frío al igual que los alojamientos que pueden llegar a los -25 grados Celsius por la noche, ¡y eso en el interior! Soy hay un quemador en la zona de la cocina que quema excremento de burro y de yak entre las 6 y las 8 p. m., así que imaginen lo congelado que está todo”.


“Pero es parte de la experiencia. Durante la expedición, hay caídas abruptas de 200 pies de un lado del camino y, en los niveles más altos, no había siquiera camino y tuvimos que pasar de un bloque de piedra a otro. No hay forma de poder hacerlo sin un guía experimentado.  Es tan peligroso que tenía que mirar abajo constantemente y asegurarme de que cada paso era seguro. El único momento en que podía mirar alrededor era cuando hacíamos una pausa de 5 minutos cada hora. Cuando llegué al campamento base, parecía la luna, ya que allí no crece nada; no había nieve sino muchos bloques de piedra, rocas, piedras y polvo”.


Cuando Peter llegó al campamento base, si bien la experiencia era completamente emocionante, también estaba agotado, ya que estar a 5365 metros de altura le generaron síntomas similares a la bronquitis e hicieron que perdiera la estabilidad; pero aún así pudo completar el ascenso e incluso encontró tiempo para posar para una fotografía, que se tomó en el monumento a los alpinistas perdidos que está a unos 4900 metros sobre el nivel del mar.


Cuando le preguntaron a Peter “¿y ahora qué?”, respondió: “quizás la aurora boreal en Islandia, la poco conocida aurora polar de la Antártida, aprender a tocar batería y sigo practicando mucho remo en el bote de tripulación para lograr la victoria esquiva en el evento de remo Henley Masters Rowing en julio”.  ¡Esté atento!

 

Publicado por Webtec

Etiquetado : HCV   TSI   PTE   FCM   SRC  

Corrientes: Empresa   Ultimas Noticias   Comunidad  

  Agregar comentario Twitter   Facebook   LinkedIn   Google